Psicología y neurociencia. Depresión, ejemplo visual. (serie psicología y psiquiatría -1)

La conexión psicología y neurociencia está poco explicitada en nuestra web.

Hace unos días, un amigo psicólogo decía que apreciaba un gran potencial de aplicación de la neuro-herramienta en psicología, pero que no lo veía reflejado en la web.

Me hacía notar que nos centrábamos mucho en coaching y liderazgo, olvidando la relación entre psicología y neurociencia que, tenía muy claro, aportaba NeuroQuotient.

No puedo hacer más que darle la razón. En los dos comentarios. Sí, la estamos empleando con éxito en pacientes de psicología, y este uso, conectando psicología y neurociencia, no queda explícito en la comunicación de la web.

Tal vez, olvidamos reflejar la aplicación de la neurociencia en psicología a través de nuestra herramienta, porque para nosotros es muy obvia por los resultados que estamos obteniendo.  Y por un par de razones más.

En algún entorno psicología suena a trastorno, por esto preferimos hablar de desarrollo del liderazgo personal.

La primera razón es puro marketing aplicado al coaching. Para muchos pacientes y clientes, de entornos profesionales, resulta mucho más asumible decir que trabajan con un coach que con un psicólogo. ¿Verdad?

La otra, es referente a la propia comunicación. Fíjate. Cuando hablamos de coaching y liderazgo, nunca nos referimos a desarrollo del liderazgo, a secas. Siempre hablamos de liderazgo personal, de uno mismo. Self-leadership, en inglés.  Uno no puede pretender liderar a los demás si no se lidera a sí mismo.

Por esto, en este artículo vamos a iniciar una serie sobre neurociencia y psicología poniendo un ejemplo visual sobre un trastorno que ya ha salido en otro post: la depresión. En la depresión se pone de manifiesto uno de los bajos niveles de liderazgo de uno mismo.

Antes, pero, es importante comentar en que se fundamenta la potente conexión de la psicología con la neurociencia, (y de la psiquiatría con la neurociencia) a través de la neuro-herramienta: La propia estrategia que seguimos para el diseño del modelo.

La clave para estructurar el modelo fue identificar sistemas cerebrales y neuroconductas asociadas con trastornos psicológicos.

Partimos de una pregunta. ¿Cuáles son los sistemas cerebrales que están involucrados en los trastornos psicológicos más comunes (ansiedad, depresión, déficit de atención, etc.)? La neuro-herramienta es la respuesta. A partir de aquí, todo comentario adicional sobra.

Se trata de uno de los pocos modelos psicobiológicos que explican la conducta a partir de la biología del cerebro.

Por esto no sólo es una palanca para aprovechar la neurociencia en psicología. También lo es para sacar partido de la neurociencia en psiquiatría. Los psiquiatras, médicos, tienen en sus manos una potente arma en sus manos: los fármacos. NeuroQuotient es una oportunidad para algunos psiquiatras, de revisar como emplear el recurso farmacéutico de un modo más efectivo.

 

Un ejemplo. La visualización gráfica de la sanación de la depresión

No vamos a entrar a fondo aquí en explicar la estructura de la neuro-herramienta. Esto lo puedes ver en uno de nuestros talleres online gratuitos. Tampoco vamos a entrar a fondo en los que entendemos que son los fundamentos neurológicos de la depresión. No es el motivo de este artículo.

Respecto al segundo punto (fundamentos neuro). Sí que podemos comentar que en la certificación como Practitioners, coachs, psicólogos y psiquiatras, etc. entienden, por ejemplo, que incrementar la serotonina no siempre es el mejor camino para tratar la depresión. Este neurotransmisor tan de moda, no es la panacea. Está relacionado con la inhibición y es difícil encontrar mayor inhibición que en la depresión. Además, los perfiles genéticos con mayor tendencia hacia este trastorno tienen más serotonina disponible en sus sinapsis

En cuanto a la estructura, un par de apuntes para poder entender el gráfico que viene a continuación. NeuroQuotient es una herramienta muy visual. Llamamos eficacias a aquellas neuroconductas que nos aportan buenos resultados y las pintamos en color. A las que no nos ayudan a nuestra satisfacción les llamamos limitaciones y las dibujamos en gris.

Dicho esto, los gráficos siguientes corresponden a un caso real de una persona con depresión (izquierda) y la misma persona (sin depresión) a la derecha. Se ve que hay mucho más color y menos grises en el gráfico de la derecha (sin depresión). Es mayor la satisfacción de la persona. Más altas las eficacias, más pequeñas las limitaciones. Y no se trata de un caso de trastorno bipolar.

Concretamente, el progreso más grande se observa en la disminución de la limitación I2, la relacionada directamente con la depresión.

Una misma persona. Durante un período de depresión (CON, izquierda) y una vez superado el trastorno (SIN, derecha). Se visualiza más intensidad en las barras de color (eficacias) y menor en las grises (limitaciones).

!Ojo, no diágnostico! Si sirve para orientar y visualizar el progreso.

Tres apuntes finales. Uno. El ejemplo hace evidente que no estamos ante una herramienta de personalidad. La persona es la misma en gráfico de la izquierda y en el de la derecha.  Dos. No pretendemos que sirva para el diagnóstico, ni mucho menos, pero si es útil para valorar el ‘momento’ de la persona que nos pide soporte y orientarla mejor en función de sus necesidades. Tres. El que el cliente, paciente, coachee, etc. pueda visualizar su progreso al final de un proceso tiene un gran efecto potenciador.