Neurociencia y coaching. Neurocoaching para el liderazgo – NeuroQuotient®

Poder conectar neurociencia y coaching es importante para el desarrollo de personas, en especial para el liderazgo. Así podemos practicar el neurocoaching. Revisamos el camino que nos llevó a crear NeuroQuotient®, la herramienta que lo hace posible de un modo práctico y eficiente. Un camino con mucha ilusión, falsos mitos, alguna frustración y, desde hace ya tiempo, con resultados.  

Un poco de historia para situarnos.

Desde finales del siglo pasado los avances en la comprensión del cerebro humano y su relación con la conducta están siendo exponenciales. De ahí que, en el siglo XXI, resulte indispensable aprovechar este conocimiento para el desarrollo de las personas. Por esto, la conexión entre neurociencia y coaching y desarrollo del liderazgo cada vez es más importante. Creando NeuroQuotient® buscamos hacerla más comprensible y práctica.

Las técnicas de neuroimagen cómo la RMNf (resonancia magnética nuclear funcional), permiten observar que centros cerebrales se activan cuándo realizamos una determinada tarea. A partir de aquí se ha desarrollado la neuroeconomía y el neuromarketing, por ejemplo. En ambos casos se intenta responder a la pregunta ¿qué sucede en el cerebro cuando tomamos decisiones?

De todos modos, estos estudios no hacen más que confirmar los trabajos anteriores, de psicobiología, realizados con animales de laboratorio. Y es que las estructuras cerebrales están muy bien conservadas de una especie a otra. Nuestro cerebro no es muy diferente al de una cobaya. Exceptuando la Corteza prefrontal (CPF), naturalmente.  Los centros límbicos motivacionales y de la memoria son similares. Las técnicas de neuroimagen han permitido observar de un modo no invasivo la conexión de estos centros con la CPF.

No confundamos el binomio neurociencia y coaching con la Programación neurolingüística (PNL)

Es importante dejar claro qué al hablar de neurociencia y coaching, de neurocoaching, no nos estamos refiriendo a la PNL (programación neurolingüistica) aplicada al desarrollo de personas.

John Grinder y Richard Bandler, los creadores de la PNL, acertaron al utilizar el vocablo ‘neuro’ para nombrar el resultado de sus trabajos. Y es que lo ‘neuro’ atrae, ayuda a vender. Sin embargo, la PNL no es neurociencia. Pero, aprovechando su rebufo, surgió una primera versión del neuromarketing y un primer neurocoaching. Más de uno se ha apuntado a PNL buscando neurociencia, ¿Verdad?

Con esto no decimos que la PNL no sea útil para conectar neurociencia y coaching. Una vez comprendidas las bases cerebrales de la conducta, las técnicas de PNL nos pueden resultar muy útiles para el desarrollo del liderazgo.

Nuestro camino de acercamiento de neurociencia y coaching.

En 2001, hace ya 19 años, iniciamos nuestro recorrido como profesionales del coaching y, simultáneamente, en la PNL. Desde entonces buscábamos la conexión entre neurociencia y coaching, pensando en aplicarlo al desarrollo del liderazgo.

En este camino hay unos puntos culminantes, que no finales, que son un máster en neurociencia (2009-2010) y la creación de NeuroQuotient (2010-2103). De todos modos, queremos señalar algunos hitos, en forma de libros, que ahora recordamos cómo importantes y que nos pueden ayudar en esta conexión entre coaching y neurociencia y liderazgo. Sobre todo, en lo que consideramos clave: la necesidad de poder entender los fundamentos cerebrales de la conducta humana; y la conexión de los centros límbicos con la corteza prefrontal.

Aunque, estos libros son solo referencias que nos han ido ayudando a confirmar que íbamos por buen camino. En realidad, la información que utilizamos para la creación de NeuroQuotient fueron artículos y reviews de neurociencia de base. Una excepción, pero, es el libro,

James J. Gross (editor). Habdbook of Emotion Regulation. The Guilford Press, 2007

que podemos definir como una genial recopilación de reviews que fue imprescindible en la generación de NeuroQuotient®.

En cuanto los libros, por orden de lectura:

Nolasc Acarín. El cerebro del rey. Una introducción apasionante a la conducta humana. RBA libros SBA, Barcelona 2001

Joe Dispenza. Desarrolla tu cerebro. La ciencia de cambiar tu mente. La esfera de los libros, 2008

David Rock. Your brain at work. Strategies for overcoming distraction, regaining focus and working smarter all day allong. Harper Collins Publishers, 2008

Amy Brann. Make Your Brain Work. How to maximaze Your Efficiency, Productivity and Effectiviness. Kogan Page Limited, 2013

Joaquín M. Fuster. The Neuroscience of Freedom and Creativity. Cambridge University Press, 2013

Y, finalmente, uno que hemos descubierto justo al escribir este post. Por su título es el más pertinente para establecer el nexo entre neurociencia y coaching.

Amy Brann. Neuroscience for Coaches. How to Use the Latest Insights for the Benefit of Your Clients. Kogan Page, 2017

Este libro no cae en nuestras manos hasta ahora, porque la conexión entre neurociencia y coaching para el desarrollo del liderazgo la venimos realizando con NeuroQuotient® desde 2013. Pero, seguro, que aprenderemos de él.

Un poco de dopamina y mucha serotonina.

Cuando hablamos de neurociencia y coaching, es muy probable que lo primero que nos venga a la mente sean los neurotransmisores. Las moléculas que facilitan la conexión entre neuronas en las sinapsis neuronales.

Si hiciéramos una encuesta podemos estar seguros qué los neurotransmisores más citados serían la serotonina y la dopamina. Luego, tal vez, la oxitocina y la adrenalina, aunque estas dos sean más neurohormonas que neurotransmisores.

¿Y esto, por qué?  Pues, porque tanto con la dopamina, cómo la serotonina la simple palabra nos transmite un significado. No hace falta que estudiemos mucho. Sus nombres nos sugieren su funcionalidad. Una suposición errónea, pero parece que lo entendamos. Quizás sean más importantes otros neurotransmisores como el glutamato o el GABA o la acetilcolina, pero así, de entrada, no nos dicen nada directamente.

Dopamina suena a ‘dopping’ y a placer. Serotonina a tranquilidad. Ahí tenemos pues otro caso de éxito de marketing, cómo la PNL. Sobre todo, con la serotonina.

Todo es mucho más complicado. ¡El cerebro tiene entre 50 y 100 mil millones de neuronas!

Y para el coaching y la neurociencia, el camino directo y fácil (nuestra mente busca la simplicidad) es pensar que puede bastar aumentando la dopamina y la serotonina. La conexión entre coaching y neurociencia se convertiría, así, en algo casi farmacológico: ¡te tomas algo y ya está!

Pero es mucho más complicado. El cerebro tiene entre 50 y 100 mil millones de neuronas. De dopamina hay muchos tipos de receptores , por ejemplo.  

Por otra parte, la dopamina pone en marcha el sistema de recompensa, pero no genera placer. Forma parte del proceso de motivación de las conductas que pueden generar placer.

Por ejemplo, cuando un perro percibe un hueso, su memoria de especie le indica que está ante una señal de recompensa. La dopamina está en la motivación de la acción para comer el hueso, no en el placer (de esto se encargan las endorfinas). Si el hueso está envenenado el resultado no será precisamente placentero.

No olvidemos, además, que la dopamina también forma parte de la vía mesocortical del sistema de recompensa. Esta vía favorece el foco de atención hacia el ‘objeto del deseo’ que ha despertado el sistema de recompensa.

No siempre mucha serotonina es buena.

Por otra parte, la palabra serotonina nos transmite serenidad. Además, nos prescriben potenciadores de serotonina (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, ISRS) para tratar la depresión. Fluoxetina (Prozac), por ejemplo.

Sin embargo, no nos cuentan la paradoja de la serotonina. No nos explican que las personas genéticamente más proclives a depresión tienen recaptadores de serotonina menos efectivos. Es decir, disponen de más serotonina libre. Esto, después de darle muchas vueltas, lo entendimos en el artículo 6 del libro James J. Gross (editor). Habdbook of Emotion Regulation. The Guilford Press, 2007. (En “Genetics of Emotion Regulation” pág.110 y “the 5-HTTLPR-SSRI Paradox pág. 124 (Ahmad R. Hariri, Erika E. Forbes)”

¡Así pues, todo es bastante más complicado! ¡No basta con identificar el papel de algunos neuro transmisores clave! No es fácil conectar neurociencia y coaching para el desarrollo de liderazgo. Por esto, para simplificarlo, con NeuroQuotient® identificamos que es lo más relevante dentro de esta complejidad.

Facilitar la toma de consciencia. Una competencia de coaching muy importante. ¿Cómo potenciarla con coaching y neurociencia?

Crear Consciencia (Creating Awareness) es la competencia de coaching número 8 según la ICF. La definen así: ‘Integrar y evaluar con precisión, múltiples fuentes de información, y hacer interpretaciones que ayuden al cliente a adquirir conciencia y, de ese modo, lograr los resultados acordados’.

Y nos preguntamos ¿Cómo podríamos utilizar la conexión entre neurociencia y coaching para facilitar la toma de consciencia?

En coaching, sobre todo cuando se trata de desarrollo del liderazgo, se utilizan herramientas para facilitar la toma de consciencia. Algunas tratan sobre la personalidad y bastantes de ellas las hemos ido viendo en este blog. DISC, MBTI, Insights Discovery, Eneagrama, etc. Sólo en DISC , William Moulton Marston, su creador, pensaba en una lejana conexión con la neurociencia. Y ninguna de ellas pensaba en coaching.

Así, que nos propusimos, a principios del 2009, crear una herramienta para conectar coaching y neurociencia.

Para ello era imprescindible tener claros los fundamentos de neurociencia. Luego, identificar lo que es clave, para poder definir una estructura sencilla (un modelo) que sustentara la relación entre cerebro y conducta.

El primer punto lo abordamos con un Máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva. El segundo, estudiando neurociencia de base, intentando encontrar los sistemas cerebrales fundamentales que simplificaran la complejidad.

A finales del 2011 muchas ideas de lo que habíamos estudiado desde años anteriores, no sólo de neurociencia, cristalizaron en una primera estructura para el modelo. (Los elementos clave para esta ‘fusión’ de ideas los trataremos en otro post).

¿Qué nos aporta NeuroQuotient® en la conexión neurociencia y coaching?

A mitad del 2014 estaba funcionado la aplicación web.  Con ella, quienes nos dedicamos al desarrollo de personas, especialmente del liderazgo, podemos conectar neurociencia y coaching. Después de Certificarnos en NeuroQuotient®, podemos enviar cuestionarios a los clientes y, luego, interpretar los resultados, y preparar los informes, que se derivan de sus repuestas.

La aportaciones principales de NeuroQuotient podemos verlas en esta misma web.) o participando en uno de los talleres introducción gratuitos. O, mejor, contáctanos y te facilitaremos la información que requieras (+info).

De todos modos, la aportación fundamental es que nos ayuda a conectar neurociencia y coaching. NeuroQuotient es una herramienta basada en neurociencia y con planteamiento de coaching.

Facilita una rápida toma consciencia de los procesos cerebrales que ayudan a cada uno a la satisfacción y al liderazgo.

El cliente contesta acerca de su estado actual y deseado. Comparando ambos, percibe fácilmente que es lo prioritario donde enfocar su acción para un desarrollo más eficiente.

NeuroQuotient®, la neuro-herramienta del coach para impulsar mejor, más rápido y más fácil la satisfacción de las personas.

Neurociencia y coaching. Neurocoaching para el liderazgo - NeuroQuotien
Fig 1. Gráficos NeuroQuotient®. Eficacias (color) y Limitaciones (gris). Las personas quieren aumentar Eficacias y disminuir Limitaciones

Insights Discovery. El test de los colores de la personalidad (herramientas de coaching 8)

Insights Discovery es una de las herramientas de personalidad más completas para el desarrollo del liderazgo y de las relaciones en las empresas.

Nuestro propósito, cómo en otros casos, es entender sus fundamentos y valorar su idoneidad para su empleo en coaching. La incluimos en la serie de herramientas de coaching porque parte del autoconocimiento. Sin embargo, a priori, su mayor utilidad parece estar en el desarrollo de las relaciones y del liderazgo.

Es conocida popularmente como el ‘test de los colores’. En nuestro trabajo cómo consultores es fácil saber si en una empresa han hecho algún taller empleando Insights Discovery. Más pronto que tarde, alguien, haciendo referencia a otra persona, dice: ‘Ah, es que esta (persona) es azul (o roja o verde, o amarilla)’.

Continue reading «Insights Discovery. El test de los colores de la personalidad (herramientas de coaching 8)»

Meditación y mindfulness para aumentar la resiliencia, desde la neurociencia con NeuroQuotient

En este artículo vamos a abordar desde la neurociencia, cómo la meditación y mindfulness ayudan a mejorar la resiliencia, y cómo puede aplicarse a la prevención de riesgos psicosociales. NeuroQuotient, además, nos ayuda a medir el progreso.

Para reafirmar nuestro planteamiento nos ha sido de gran ayuda el reciente libro de Daniel Goleman y Richard J. Davidson: Altered Traits. Science Reveals how Meditation Changes your Mind, Brain and Body.

Finalizábamos el anterior post con una reflexión sobre los riesgos psicosociales en las empresas y la mejora de la resiliencia de las personas.  Y con la promesa de abordar el tema desde la neurociencia con NeuroQuotient.

Decíamos: La prevención de riesgos psicosociales, normalmente se aborda desde lo que puede hacer la empresa para que las personas sientan menores efectos negativos. Pocas veces se plantea desde el punto de vista de ayudar a las personas a ser más resilientes. O de trabajar con aquellas que ‘expulsando su estrés hacia afuera’ contaminan emocionalmente el clima en el trabajo.

Resiliencia en el trabajo significa: tolerancia a la presión, resistencia a la fatiga, capacidad de concentración, etc. Tiene que ver más con la propia persona que con los acontecimientos e inputs del entorno.

La resiliencia se refiere, en general, a la capacidad de los seres humanos para adaptarse con éxito a situaciones adversas. Pero, a nivel del día a día en el trabajo, no hace falta buscar grandes adversidades. Podemos quedarnos con conceptos como ‘tolerancia a la presión’, ‘resistencia a la fatiga’, ‘capacidad de mantener la concentración y el foco’, etc. Y con que una alta resiliencia se corresponde con un buen nivel de auto-liderazgo, de gestión de uno mismo.

En todos estos casos, es la propia persona, más que las señales y estresores del entorno, la que tiene una mayor influencia. Se trata de cómo percibe, reacciona y se siente en las diferentes situaciones. Por ejemplo, hay quienes abordan una presentación en público como una amenaza y otras como una oportunidad de pasarlo bien.

Las primeras, con su pensamiento, activan su sistema del miedo y del estrés desde que tienen noticia del acontecimiento. Están en estado de alerta, sienten presión, se cansan sin hacer nada, y llegado el ‘momento’ están deseando que se acabe el ‘suplicio’ lo antes posible. Su cerebro, y su cuerpo, está en posición huida. Han convertido, en su cerebro, un ratón inanimado en un peligroso león.

Con meditación y mindfulness queremos abarcar desde las tradiciones orientales milenarias, hasta su adaptación al mundo práctico occidental. Y, al mismo tiempo, hacer referencia al libro ‘Altered Traits’ de Goleman y Davidson.

Si hemos tardado más de lo previsto en escribir este artículo, ha sido por esperar a finalizar la lectura del último libro de Daniel Goleman y Richard J. Davidson que citábamos al inicio: Altered Traits. Science Reveals how Meditation Changes your Mind, Brain and Body.

Ha sido una magnífica oportunidad, ya que algunas ideas que deberíamos haber dejado a nivel de hipótesis, ahora podemos afirmar que han sido comprobadas con estudios científicos.

A lo largo del artículo nos iremos refiriendo a la meditación y mindfulness casi como conceptos equivalentes, sabiendo que no lo son. De modo simple, la milenaria tradición oriental estaría relacionada con la meditación,   y  Mindfulness (consciencia plena del momento presente) con su adaptación práctica al mundo occidental, y con su aplicación en la empresa.

Mantendremos los dos conceptos, la meditación y mindfulness juntos, con la intención de abarcar todas las modalidades intermedias. Sobre todo, cuando hagamos referencia al libro de Goleman y Davidson.

Como resultado de la práctica de meditación y mindfulness, según Goleman y Davidson, se generan altered traits, rasgos modificados. Desde neuroquotient los vemos como nuevos neurocomportamientos, patrones cerebrales que subyacen a la conducta.

Goleman y Davidson hablan de los Altered Traits, los rasgos modificados, que se originan con la práctica de la meditación y mindfulness y que perduran más allá de la meditación en sí. Rasgos modificados que dan forma a la conducta en la nuestra vida diaria, no sólo durante la meditación o inmediatamente después de meditar, sino bastante más allá en el tiempo.

¿Y de que modo se relacionan estos ‘rasgos modificados’ con NeuroQuotient?

Recordemos que con neuroquotient tratamos de los neurocomportamientos (ncomps, en adelante) y su frecuencia e intensidad. Tratamos de los patrones cerebrales (centros y conexiones neuronales que hay detrás de la conducta) que son más habituales en cada persona.

Con NeuroQuotient hacemos una foto de una época de la vida de la persona (estado actual). Diferenciando entre ncomps eficaces (en color), que aportan satisfacción y limitadores (en gris) los que no aportan buen resultado emocional. Cuando más altas son las eficacias y menores las limitaciones, mayor es el nivel de auto-liderazgo. El índice NQ correlaciona muy bien con la escala Self-Directedness del modelo TCI-R del Dr. Robert Cloninger. En la Fig1, con un ejemplo real, vemos que las personas quieren aumentar las eficacias y reducir limitaciones para aumentar su satisfacción, al mismo tiempo que su autoliderazgo.

 

meditación y mindfulness
Fig 1. Queremos intensificar los patrones (ncomp) de eficacia y debilitar los limitantes. Porque los primeros nos aportan satisfacción.

Con los procesos de desarrollo, y con la meditación y mindfulness, se modifican los neurocomportamientos y mejora la satisfacción y resiliencia de las personas.

Desde un principio observamos que los esfuerzos de desarrollo valían la pena. Las personas más evolucionadas, con un mejor auto-liderazgo y resiliencia, nos decían: ‘Hace tiempo (uno, dos, tres, años) no habría contestado del mismo modo; mis limitaciones habrían sido mucho más altas’.

Y esta respuesta era independiente del método de desarrollo utilizado. Desde la simple toma de conciencia, o coaching, o psicoterapia, o meditación, etc. La meditación y mindfulness era uno de los caminos. Creemos que el más eficaz.

En definitiva, con el proceso de desarrollo, se había producido un cambio en los ncomps, en los patrones cerebrales, de la persona.

Y, claro, cuando estos nuevos patrones de conducta persisten más allá de los antiguos que limitaban la satisfacción de la persona, podemos hablar de altered traits, de rasgos modificados, como resultado del proceso de desarrollo.

Las dimensiones de resiliencia en NeuroQuotient son el reverso de las limitaciones. Baja limitación significa una alta dimensión de resiliencia. 

¿Y cómo conectamos NeuroQuotient con la resiliencia?

De un modo muy sencillo. Con bajas limitaciones en NeuroQuotient, mejor es la capacidad de respuesta a las situaciones adversas o percibidas como tales. ¡Y, también, muy importante, mayor es la capacidad de no amplificar estas señales adversas del entorno!  Es decir, con limitaciones bajas, mayor es la resiliencia.

De ahí que el reverso de las limitaciones sean las dimensiones de resiliencia.

Les hemos puesto un nombre:

rA1 – gestión de la atención y de la impulsividad.

rA2 – gestión de la externalización del estrés (y de la empatía).

rI1 – gestión del estrés.

rI2 – gestión del pensamiento sobre uno mismo (y autoestima).

En la Fig 2 están los gráficos para dos casos reales con distinto nivel de resiliencia según NeuroQuotient.

Las vamos a describir brevemente, haciendo referencia a algunos de los Altered Traits, rasgos modificados.  Resultado de la práctica de la meditación y mindfulness, tal como nos cuentan Goleman y Davidson. Al mismo tiempo nos adentraremos a la neurociencia.

 

meditación y midfulness
Fig 2. Valores de las dimensiones de resiliencia según neuroquotient para dos casos reales. Izd. Resiliencia mejorable (estado actual Fig1). Dcha. Estado actual con elevado nivel de resiliencia.
El 3 se corresponde con la media. De 0 a 6, -/+ 3 desviaciones estándar

Altered traits, rasgos modificados, relacionados con mejora de la atención y con la dimensión de resiliencia rA1.

Unos de los altered traits, rasgos modificados, se refieren a una mejor atención, un mayor foco, a disminuir la tendencia de la mente a vagar, a controlar la respuesta a las señales de distracción externas (blinks), a la potenciación de la memoria de trabajo, etc.

Es decir, están relacionados con una alta dimensión de resiliencia rA1. Aunque en rA1 incluimos, además, otras neuroconductas. La baja impulsividad, el no dejarse llevar por la ilusión del momento y/o por la búsqueda de la recompensa inmediata. También, el no crearse expectativas poco realistas.

En general se trata de una óptima gestión del sistema de recompensa en su parte prefrontal (atención, concentración) y límbica (motivación).

Al tratar sobre la atención, Goleman y Davidson, hablan de la multitarea. Para ellos el cerebro multitarea no existe, sino que va conectando, y desconectando, rápidamente de una tarea a otra. Con esta premisa, es obvio que las personas con tendencia a la multitarea se distraigan más fácilmente. La práctica de la meditación y midfulness les resulta de gran ayuda.

La atención es fundamental en todas las funciones de la corteza prefrontal, por esta razón, la meditación y mindfulness mejoran, también, la memoria de trabajo.

Altered traits, rasgos modificados, relacionados con menor activación de la amígdala (amenazas, miedo) y del estrés. También la capacidad de gestionar el miedo y la amígdala  con la CPF (corteza prefrontal).  Resiliencia rI1 gestión del estrés interno. Resiliencia rA2, mayor empatía y no expulsión del estrés hacia los demás con ira y agresividad.

Otros altered traits, rasgos modificados, según Goleman y Davidson tienen que ver con una menor reactividad de la amígdala al estrés y una mayor capacidad de gestionarla desde la CPF (corteza prefrontal).

De ahí vamos a parar a los índices rA2 e rI1. Detrás de ellos está, en efecto, el sistema de las amenazas o del miedo, con la amígdala como centro cerebral fundamental. Cuando la amígdala de un animal se activa en respuesta a las amenazas del entorno se pone en marcha, a continuación, el estrés (adrenalina) en la versión ‘lucha’ o ‘huida’.

Pero, los humanos, estas señales las podemos amplificar, incluso, imaginarlas sólo con nuestro pensamiento. Y, también, las podemos frenar con la misma CPF (corteza prefrontal). Vimos al tratar del estrés la conexión prefrontal con las células intercaladas de GABA que calman la amígdala.

Si somos capaces de gestionar nuestro estrés interno, y no aumentarlo al preocuparnos, el índice de resiliencia rI1 será alto.

Si gestionamos la externalización del estrés, frenando nuestra la ira y agresividad, el índice de resiliencia rA2, será alto.

Además, respecto a rA2, hay otro altered trait, rasgo modificado. Desde la meditación compasiva, se produce una mejor conectividad del circuito de la empatía.

Y, añadimos, estamos más preparados para sentir el efecto sobre los demás cuando expulsamos hacia ellos nuestro estrés. Y que, muy probablemente, es la oxitocina en este caso la que también calma la amígdala actuando sobre las neuronas intercaladas de GABA.

Con la meditación y mindfulness también se hace menos activo el default network relacionado con la rumiación y la depresión y la tendencia a pensar en negativo sobre uno mismo. Se incrementa la dimensión de resiliencia rI2.

Finalmente, y muy importante, queda la dimensión rI2.

Cuando es baja, incluye una alta tendencia a la ‘rumiación’. A quedarse bloqueado dando vueltas a pensamientos negativos sobre uno mismo, auto-culpabilizándose. Este neurocomportamiento es un síntoma de la depresión mayor. En un estado depresivo hay ausencia de motivación y de  energía y la autoestima está muy tocada. La resiliencia es nula. El índice rI2, significa todo lo contrario: motivación y energía.

Está bien descrito que en la rumiación está implicado el circuito cerebral del ‘default network’

Pues bien, Goleman y Davidson, nos cuentan que con la meditación y mindfulness se refuerza la conexión prefrontal dorsolateral que inhibe el default network.

Con la meditación aparecen pronto los altered traits, pero es necesario persistir en la práctica para que se consoliden y perduren. Con NeuroQuotient medimos el progreso.

Para finalizar, tener en cuenta que, como dicen Goleman y Davidson, los altered traits surgen con poca necesidad de práctica, pero hace falta persistir en ella para que perduren.

Y es que hace falta que se consoliden las nuevas estructuras neuronales para que prevalezcan sobre las anteriores. Esto nos dice el principio de Hebb.

Es necesario persistir, sino los patrones anteriores, si abandonamos, reaparecerán.

Con NeuroQuotient podemos hacer seguimiento para medir el progreso en los índices de resiliencia.

El test de personalidad DISC y NeuroQuotient. Similitudes y diferencias.

Es probable que estemos aquí buscando información sobre el test de personalidad DISC.  Pero, cómo nos atrae la innovación podemos, también, aprovechar la oportunidad para conocer NeuroQuotient. La neuro herramienta que permite aplicar la neurociencia al coaching y desarrollo de personas de modo práctico y eficiente.

De todos modos, si tu interés no vas más allá del test de personalidad DISC, encontrarás más información en este mismo blog «Test DISC. Modelo y herramientas DISC para el desarrollo (herramientas 5)»

En este post comparamos NeuroQuotient con el test de personalidad DISC.  Así podemos ver las características más destacadas de ambas herramientas.

Aunque, para conocer NeuroQuotient, la mejor manera es inscribirse en uno de los talleres online gratuitos, y continuar con la Certificación para poder utilizar la neuro herramienta en todo su potencial.

Pero, ahora, busquemos otro enfoque. Tomaremos como referencia el test de personalidad DISC -la herramienta de coaching y desarrollo del liderazgo más ampliamente utilizada, y que ya hemos visto en este blog – y la iremos comparando con NeuroQuotient en determinados aspectos relevantes, viendo similitudes y diferencias.

Continue reading «El test de personalidad DISC y NeuroQuotient. Similitudes y diferencias.»

Estrategia para mejorar la autoestima y el estado de ánimo

La mejora de la autoestima y el estado de ánimo es una necesidad bastante frecuente, aunque no siempre reconocida

¿Psicólogos y coaches, os habéis encontrado alguna vez con clientes con la autoestima y el estado de ánimo mejorables?

Los psicólogos/as clínicos, estoy seguro,  contestaréis que por lo menos el 90% de los casos que tratáis presentan esta problemática.

Los coaches, diréis que en un porcentaje mucho menor.  Es lógico. Sin embargo, tener en cuenta que no podemos trabajar en desarrollo del liderazgo, y en el logro de objetivos tangibles, si la persona no tiene un nivel de auto-liderazgo suficiente.

Es verdad que el logro de resultados ayuda a aumentar la autoestima y el estado de ánimo. Pero, al mismo tiempo, los resultados son casi imposibles sin un mínimo de estos ingredientes. ¡Es importante no querer empezar la casa por el tejado! ¡Qué no nos pasen desapercibidos estos casos! ¡Es bueno disponer de una estrategia!

¿Cuándo se da esta necesidad de mejora de la autoestima y el estado de ánimo?

La autoestima y el estado de ánimo bajos son fenómenos que no necesariamente van juntos y, afortunadamente, ambos, pueden tener una duración limitada en el tiempo. Más en el caso del bajo estado de ánimo que puede ser algo pasajero. En cuanto a la poca autoestima acostumbra a ser más duradera e influir en el otro vector.

Sin embargo, vamos a enfocar su mejora del mismo modo. A medida que nos adentremos en el post verás porqué.

Plantearemos una estrategia basada en la comprensión de la neurociencia de la conducta que nos proporciona el modelo y la herramienta neuroquotient.

Antes de entrar en ello es importante recordar que es y cómo fue creada la neuro herramienta.

NeuroQuotient nos habla de las bases cerebrales de la conducta: los neurocomportamientos. Para identificar estas bases cerebrales, que sistemas del cerebro influyen de modo más relevante en la conducta, estudiamos los fundamentos de neurociencia de los sistemas que están involucrados en los trastornos psicológicos más habituales.

En la depresión confluyen la autoestima el estado de ánimo bajos

Supongo que ya estás viendo que en el trastorno donde se juntan la autoestima y el estado de ánimo bajos es la depresión. De hecho, la depresión es uno de los trastornos del estado de ánimo. Y, como, al sentirse deprimido ni apetece nada ni hay energía, es casi imposible pasar a la acción para lograr algo valioso, con lo que la autoestima va desapareciendo.

Así pues, tal como ya hemos visto en algún post anterior, una de las dimensiones limitantes de la neuro herramienta (neurocomportamientos que proporcionan resultados insatisfactorios) nos indica el nivel de la autoestima y el estado de ánimo. En cierto modo nos dice lo lejos, o cerca, que estamos de la depresión.

!Atención! Estamos hablando mucho de depresión, en la mayoría de casos sólo como referencia. Autoestima y estado de ánimo mejorables no implica necesariamente depresión. Sin embargo este trastorno nos servirá para construir y ver clara una estrategia de desarrollo.

Pensando en términos de neurociencia, para plantear una estrategia sobre como incrementar la autoestima y el estado de ánimo, es decir, para alejarnos de la depresión, podríamos proponer buscar el modo de aumentar la serotonina. Es lo más prescrito a nivel farmacológico, ¿verdad?

Sin embargo, en el post anterior veíamos la paradoja de la serotonina: ¡El perfil genético de las personas con mayor tendencia a la depresión tiene recaptadores de serotonina que dejan más serotonina libre!

El camino de mejora no pasa por incrementar la serotonina

Por otra parte, la serotonina es uno de los principales neurotransmisores inhibidores. Aumentándola tal vez lograremos que las personas se sientan tranquilas y relajadas, pero difícilmente que conseguiremos que se enfoquen a la obtención de resultados que ayuden a incrementar su autoestima.

Hay otro modo, de abordar este desarrollo.

Es una de las estrategias de desarrollo de NeuroQuotient que parten de la idea de Einstein de que ‘los problemas hay que solucionarlos a un nivel distinto del que han sido creados’.

Va más por el camino de la dopamina que el de la serotonina. Muchas veces consideradas con un rol opuesto (Bureau, Y-Lan; Dayan, Peter; Opponency Revisited: Competition and Cooperation Between Dopamine and Serotonin)

Los propios síntomas de la depresión nos enseñan un camino de mejora más eficiente

Lo comprenderemos más fácil a partir de otros síntomas y/o neurocomportamientos característicos de la depresión: la anhedonia y la rumiación.

La anhedonia es uno de los síntomas más claros de la depresión mayor. Es la incapacidad para experimentar placer y la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Se considera una falta de respuesta a los estímulos habitualmente placenteros.

La rumiación, es otro de los neurocomportamientos presentes en la depresión. Consiste en quedarse enganchado en bucles de pensamiento negativo, dando vueltas sobre un mono tema. Con enfoque en negativo sobre uno mismo, muchas veces con auto-culpabilización. ¡Qué mal lo he hecho! Pensado en el problema pasado y no en la solución. Un lamentable modo de minar el estado de ánimo y la autoestima. !Los cerebros con mayor tendencia a rumiar tienen más riesgo de depresión¡

Estos dos síntomas ya nos dan la pista de como enfocar la mejora de la autoestima y el estado de ánimo. Crear nuevos neurocomportamientos, nuevas conexiones cerebrales que con la práctica se vayan fortaleciendo, para:

  • Despertar el sistema de recompensa, la motivación, con el enfoque positivo. Sobre todo en el presente. Y así evitar la anhedonia.
  • Saltar de un pensamiento a otro (también con enfoque positivo). Para romper la tendencia a rumiar.

Esto es lo que hacen las personas con imaginación y creatividad y con enfoque en positivo. Las que viven la vida y nos transmiten entusiasmo, porque lo sienten

Curiosamente estos son los neuro comportamientos más específicos de una de las dimensiones de eficacia (que aportan buenos resultados) identificadas en NeuroQuotient.

El cerebro humano no es capaz de distinguir entre lo que percibe de lo que recuerda o imagina. De este modo, si somos capaces de dirigir nuestra atención (interior y/o exterior) en positivo podremos poner en marcha la dopamina del sistema de recompensa.

Por otro lado, las personas creativas e imaginativas, son capaces de saltar de un pensamiento a otro en positivo. De hecho, esta es una de las bases de la creatividad. Así, también están despertando su sistema de recompensa. Y cuando en su exploración caen en un pensamiento negativo, son capaces de pasar página muy rápidamente.

A partir de ahí puedes desarrollar tus tácticas para cada cliente

Normalmente, para mejorar la autoestima y el estado de ánimo, nos sugieren centrarnos en éxitos pasados y proyectarlos al presente y al futuro. No está mal. Al contrario, está muy bien para casos en que la autoestima y el estado de ánimo no están muy ‘tocadas’. Sin embargo, cuando la tendencia a rumiar es alta, en un momento desaparecen los efectos del enfoque hacia el éxito.

Una estrategia más efectiva pasa por juntar ambos caminos:

  • enfoque positivo en el presente, para poner en marcha el sistema de recompensa y evitar el riesgo de anhedonia,
  • y aprender a saltar de una idea a otra para romper la rumiación.

A partir de ahí puedes imaginar cualquier táctica sencilla para poner práctica con tus clientes. Por ejemplo. Crear un juego a partir de lo que les gusta más y plasmarlo en un tablero, una especie de juego de la oca (sin pozos ni castigos), y, con un dado, saltar de una situación otra.

Y, recordar, que la comprensión teórica no vale. La acción, la práctica (aunque sea en modo simulado) es el único modo de ir fortaleciendo las nuevas conexiones cerebrales. Al mismo tiempo que dejar de utilizar las antiguas es la única manera de que se debiliten.

 

 

 

 

 

La Línea del tiempo en PNL (serie neurociencia y PNL – 1)

La Línea del tiempo en PNL podríamos decir qué es el resultado de cómo estructuramos la percepción del tiempo en el cerebro.

¿Cómo nos puede ayudar la línea del tiempo en PNL? ¿Cuál es nuestro tipo de línea del tiempo en PNL? ¿Vale la pena que la modifiquemos?

Serie neurociencia y PNL – Programación Neurolingüística

Hace algún tiempo que tenía mucho interés en que abordáramos la Línea del tiempo en PNL. Es un buen tema para iniciar una serie de artículos relacionando la PNL (la Programación Neurolingüística) con la neurociencia y los fundamentos de la conducta en el cerebro.

La PNL nos habla del software cerebral, de los programas mentales. ¿Nos resultaría interesante conectar este software con el hardware? Es decir, ligar los programas con los sustratos cerebrales; con la neurociencia. De este modo, podríamos entender mejor los fundamentos cerebrales de la conducta.

Esto es algo que puede hacer por nosotros Neuroquotient®. Para ir viéndolo empezaremos, pues, por conectar la línea del tiempo en PNL con el cerebro.

Un modelo dentro de la PNL: la línea del tiempo

Podríamos decir que la Programación Neurolingüística está constituida por una serie de técnicas y modelos para el desarrollo y mejora personal. Técnicas derivadas de modelar a expertos con especial éxito en estos campos.

Uno de estos modelos y/o técnicas es la línea del tiempo en PNL.

De un modo simple, la línea del tiempo en PNL trata de como el cerebro organiza los acontecimientos (pasados, presentes y futuros). Si el cerebro humano puede recordar, percibir e imaginar, de algún modo tiene que organizarse para distinguir una cosa de otra.

Nuestra primera incursión en la PNL en 2001 (justo antes de formarme como Practitioner) fue a través del libro ‘Introducción a la PNL’ de Joseph O’Connor y John Seymour. Hacen referencia a la línea del tiempo en PNL citando el libro ‘Time line Therapy and the Basis of Personallity’ de Tad James y Wyatt Woodsmall.

Un ejercicio para determinar el tipo de nuestra linea del tiempo en PNL

Luego, en la formación de PNL, nos pidieron que realizáramos un ejercicio para ayudarnos a averiguar nuestra línea del tiempo.

El ejercicio consiste en que recordemos e imaginemos una serie de situaciones y luego ver donde quedan situadas nuestras imágenes en el espacio.

Una guía para localizar estas situaciones en nuestra memoria e imaginación puede ser la siguiente:

                    ‘Recuérdate desayunado cuando ibas a la escuela primaria.

                    Luego, recuerda un desayuno durante las pasadas vacaciones

                    Piensa en el desayuno de esta mañana.

                    Imagínate desayunando durante las próximas vacaciones.

                    Finalmente, imagina un desayuno cuando seas muy mayor, después de jubilarte.

                    Es muy probable que para cada situación veas una imagen ¿dónde están situadas estas imágenes?

Antes de continuar, podríamos dedicar un tiempo a hacer este ejercicio. Mejor antes de seguir leyendo, para que no estemos condicionados por las explicaciones que vienen a continuación. Nos será útil para conocer en qué tipo de línea del tiempo en PNL estamos.

Haciendo el ejercicio anterior y después de leer el texto que sigue, podremos contestar la pregunta ¿A qué tipo de línea del tiempo en PNL nos acercamos más?

Los dos tipos de lineas del tiempo más frecuentes ‘a través del tiempo’ y ‘en el tiempo’

Tad James describe dos tipos más corrientes de la línea del tiempo:

‘a través del tiempo’ y ‘en el tiempo’

PNL y la linea del tiempo
Izquierda ‘a través del tiempo’: proyectando y percibiendo pasado presente y futuro al mismo tiempo. Derecha ‘en el tiempo’ el momento (pasado, presente o futuro) en primer plano impide percibir el resto.

En el primer caso (‘a través del tiempo’) las personas percibimos las imágenes formando una parábola más o menos abierta. Con el presente delante, y cerca, de la persona, el pasado a la izquierda y el futuro a la derecha. Pasado y futuro más lejanos cuanto más alejado esté el momento del presente.

En el segundo caso (‘en el tiempo’) el futuro es lo podemos percibir delante y el pasado detrás.

Desde la primera vez que realicé el ejercicio, hemos solicitado a muchas personas de nuestro entorno que lo hicieran. Nos encontramos con dos tipos de percepciones de línea del tiempo en PNL que, podríamos decir, son muy mayoritarias.

Una percepción, ‘a través del tiempo’, exactamente como lo describe Tad James. Imágenes frente a la persona, dispuestas a lo largo de una parábola.

Y otra percepción, cuando las personas sólo podemos ver una imagen al mismo tiempo y delante nuestro. Como si tuviéramos una colección de fotografías y fuésemos viéndolas una a una. La que está a la vista esconde a las demás. No es idéntico a lo que describe Tad James, pero a este tipo de percepción la llamaremos de igual modo, ‘en el tiempo’.

Influencia de la línea del tiempo en la conducta.

¿Los tipos de percepción en cuanto a la línea del tiempo en PNL, influyen en el modo que nos conducimos cada persona?

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que sí.

Podremos observar que las personas con percepción ‘a través del tiempo’ tienen mayor tendencia a estructurar el pensamiento y a establecer conexiones causales (influencia del pasado, en el presente y el futuro).  Tienen tendencia a planificar y acostumbran a tener, además, una alta motivación por el estudio y aprendizaje. Parece lógico, el aprendizaje ayuda a sentirse preparados para hacer frente a la incertidumbre del futuro.

Por el contrario, las personas con percepción ‘en el tiempo’, tienen mayor enfoque al presente y más facilidad para saltar de una idea a otra, con tendencia al pensamiento lateral. Están más motivadas por las tareas creativas y por la variedad de las mismas. Además, manifiestan sus pensamientos con mayor espontaneidad.

Ahora podemos comprobar si nuestras neuro conductas coinciden con el tipo de línea del tiempo en PNL que hemos identificado con el ejercicio anterior.

Llegados aquí se nos abren muchas preguntas:

¿Cuáles son los fundamentos cerebrales de la línea del tiempo en PNL?

¿Qué tipo es mejor para nosotros? ¿Vale la pena que cambiemos?

¿Cómo podríamos mejorar, si lo consideráramos necesario?

En la siguiente parte podemos ver las posibles respuestas que nos podremos encontrar para avanzar juntos.

DISC. Tests de personalidad para el desarrollo (continuación) (herramientas 6)

DISC. Tests de personalidad para el desarrollo (continuación)

¿Qué nos aportan los instrumentos DISC de personalidad?

Con el modelo DISC de personalidad estamos ante un modelo de rasgos de personalidad. Nadie encaja exclusivamente en una dimensión u otra, sino que se sitúa en el continuo entre ellas.

Pero, ahora que ya sabemos algo sobre su historia (y estructura) vamos analizar sus aportaciones desde el siguiente punto de vista:

Se trata de un modelo clásico, con diferentes cuestionarios  e informes en continua mejora desde hace mucho tiempo.

Continue reading «DISC. Tests de personalidad para el desarrollo (continuación) (herramientas 6)»

Herramientas de coaching para el desarrollo del liderazgo (herramientas 1)

Introducción a las herramientas de coaching: DISC, Insights discovery, MBTI, etc.

Herramientas de coaching

¿Qué herramienta te es más útil para acompañar el desarrollo de tus clientes?

En esta serie de artículos comentaré diversas herramientas de coaching empleadas en el acompañamiento hacia la mejora personal. Tanto para facilitar el autoconocimiento, como para la toma de consciencia sobre puntos fuertes y oportunidades de mejora, y para en el enfoque de los procesos de desarrollo.

Estos procesos pueden referirse tanto a coaching para el desarrollo del liderazgo personal o, incluso, la psicoterapia.

Veremos herramientas de coaching como: DISC, Insights Discovery, MBTI, Big five, TCI, BTSA, 16PF y Eneagrama.

Continue reading «Herramientas de coaching para el desarrollo del liderazgo (herramientas 1)»