Neurociencia de la línea del tiempo (serie neurociencia y PNL -2)

Si te interesa  la relación entre la percepción del tiempo y el cerebro y, en general, la conexión entre la neurociencia y la PNL puedes empezar por leer el artículo anterior (si todavía lo has hecho).

Ahora vamos a continuar revisando las preguntas planteadas al final del mismo.

¿Qué tipología es mejor respecto a la percepción del tiempo y el cerebro? ¿ ‘a través de tiempo’ o ‘en el tiempo’? ¿Vale la pena cambiarla?

Empecemos por recordar que desde NeuroQuotient tratamos de los fundamentos cerebrales de la conductas (neuroconductas o neurocomportamientos) y de los resultados que se derivan de las mismas.

Desde nuestro punto de vista nadie es mejor ni peor. Por ello evitamos hablar de personalidad. Sólo valoramos si las neuroconductas aportan mejores o peores resultados a la propia persona. Si ayudan más o menos a la satisfacción del individuo. Cuando los resultados son buenos a los neurocomportamientos les llamamos eficacias y limitaciones cuando son mejorables.

Cada tipo de percepción aporta importantes eficacias, como veíamos en el artículo anterior. Sin embargo, a veces, pueden llevar asociada alguna limitación. ¡En estos casos, vale la pena tomar consciencia de ello!

Por ejemplo, la persona con tendencia ‘a través del tiempo’ tendrá facilidad para todas las eficacias relacionadas con la prudencia (ver un post anterior: prudencia: puntos fuertes y oportunidades de mejora). Esto es debido a que su mente puede tener presente muchas situaciones al mismo tiempo y percibir mejor las relaciones causa-efecto.

El  problema aparecerá cuando quiera prepararse para hacer frente a peligros futuros exagerados.  Si se preocupa demasiado, puede poner en marcha, sin necesidad, el sistema del miedo y el del estrés. O, cuando, se quede enganchado dando vueltas a acontecimientos pasados que perciba como desagradables. Las neuroconductas limitantes se pueden resumir en: excesivo foco  en negativo conectando el presente hacia el futuro o hacia el pasado.

Por otro lado, la percepción ‘en el tiempo’ facilita el enfoque en el presente y el pensamiento creativo. La posible limitación estará relacionada, por ejemplo, con que la mente salte tan rápido de una cosa a otra que resulte difícil concentrarse. También, con que resulte complicado percibir las relaciones causa-efecto. De este modo, pueden aparecer problemas de aprendizaje, tales como el aprender de los  errores.

Cómo explicamos los fundamentos cerebrales para los dos tipos de percepción del tiempo en PNL, desde NeuroQuotient. Relación entre la neurociencia y la PNL

Creemos que, con muy alta probabilidad, tienen que ver con diferencias en las corrientes de dopamina mesocortical. La que procede de neuronas en el área tegmental ventral, en mesencéfalo, y se libera en sinapsis de la corteza prefrontal.

Esta dopamina cuando funciona de modo óptimo (tiene un nivel adecuado y es de tipo fásico, se libera como resultado de disparos neuronales específicos) favorece el foco y la concentración. Seguramente está relacionada con muchas de las funciones prefrontales como: la memoria de trabajo, la regulación de impulsos, la comprobación de la realidad, etc.

En el tipo de percepción del tiempo en PNL ‘a través’, el poder mantener varias imágenes (experiencias) al mismo tiempo y conectarlas causalmente unas con otras ayudaría a la memoria de trabajo. También facilitaría el evitar errores (al aprender de las experiencias pasadas) y frenar expectativas poco consistentes (al proyectar los aprendizajes hacia el futuro).

En la percepción ‘en el tiempo’ es probable que las corrientes de dopamina no están tan dirigidas (liberación tónica), lo que lleve al cambio frecuente de foco y, consecuentemente, a la mayor facilidad para conectar ideas diversas. Las neuroconductas limitantes estarían en relación con los puntos fuertes de la percepción cerebral de tiempo ‘a través’

Es probable también que la velocidad de proceso cerebral ‘en el tiempo’ sea más alta. La toma de decisiones espontánea, en base a la intuición del momento, puede que esté relacionada con este tipo de proceso. Aunque algunas veces pueda ser percibida como impulsividad, es un neurocomportamiento muy eficaz si los resultados son satisfactorios para la persona.

Es posible mejorar los resultados. Unir eficacias de ambas percepciones cerebrales del tiempo y minimizar las limitaciones. Dos estrategias para hacerlo.

Creo que  las dimensiones más importantes de la inteligencia prefrontal están relacionadas con estás dos percepciones del tiempo y el cerebro. ‘A través del tiempo’ la capacidad de aprender las relaciones causa-efecto y de mantener diferentes experiencias al mismo nivel en la memoria de trabajo otra. ‘En el tiempo’ la velocidad de proceso cerebral. Uniendo las eficacias de ambas y minimizando las limitaciones tendremos la mayor capacidad prefrontal

Sea cual sea nuestro tipo de percepción del tiempo en el cerebro en PNL, si tomamos consciencia de que vale la pena mejorar nuestros resultados.

Pues, diseñar un nueva conducta y, con la repetición de la misma, crear y consolidar nuevas conexiones cerebrales (neuroconductas) de las que se deriven mejores resultados.

¿Cómo hacerlo, concretamente?

De entrada, tener en cuenta que, cuando desde un tipo de percepción cerebral del tiempo en PNL queremos mejorar resultados (disminuir las limitaciones), la inspiración está en el otro tipo!

De modo breve. Para mejorar  ‘en el tiempo’ trabajar la capacidad de concentración (eficacia de ‘a través’)  conectando las experiencias en el tiempo. En nuestros proyectos,  por ejemplo, poniendo ante uno mismo dibujos para apreciar la conexión pasado, presente y futuro. De dónde venimos, donde estamos y hacia dónde vamos.

Para mejorar ‘a través’ del tiempo aprender a romper los bucles de preocupación (enfoque negativo hacia el futuro) o de rumiación (enfoque negativo al pasado). Enseñar al cerebro a saltar de una cosa a otra ¡en positivo! Jugar con imágenes que despierten el sistema de recompensa y saltar de una a otra.